Imagen: Shutter Ryder Shutterstock

El exceso de energía generada por fuentes renovables requieren de soluciones de almacenamiento sostenibles a nivel mundial. Dinamarca ha iniciado una serie de pruebas con piedras para sistemas de calefacción urbana.

 

Almacenamiento de energía térmica a alta temperatura.

Los daneses están experimentando con piedras para el almacenamiento de energía térmica a alta temperatura, una forma para potenciar las energías renovables en el país. Las rocas son materiales baratos y respetuosos con el medio ambiente.

Las energías renovables producen exceso de energía a ciertas horas que se puede utilizar para bombear aire muy caliente a un grupo de piedras, donde la energía puede ser almacenada durante varios días con pocas pérdidas.

El proceso se puede invertir forzando la salida del aire caliente del almacenamiento, que a su vez crea vapor a partir del agua para accionar turbinas generadoras de electricidad y así producir agua caliente para la calefacción urbana.

Planta A Ritzau.

La compañía de energía SEAS-NVE y la universidad técnica construyeron una instalación piloto a pequeña escala, en colaboración con socios en el Campus de Risø, incluyendo la Universidad de Aarhus, Danish Energy, Energy Technology Development and Demonstration Program y Rocwool.

En las instalaciones almacenan piedras aislantes, que pueden ser calentadas a 600 ºC, impulsadas por el excedente de las turbinas eólicas. Después de un par de días, cuando la energía se necesita, el calor se pasa a través de un generador para generar electricidad y el calor residual alimenta a la calefacción urbana.

 

En estos estudios preliminares están intentando encontrar las piedras adecuadas y el modelo de almacenamiento de energía. Hasta ahora han aplicado la forma de cuenco.

Según la Agencia Danesa de Energía y Storasol, los datos técnicos relacionados con el proyecto para el año 2016 se resumen en lo siguiente:

  • Precio por kWh almacenado (electricidad): 300 DKK ($46).
  • Volumen (cantidad de energía que se puede almacenar en cada emplazamiento): 1-500 MWh.
  • Posibilidad de aumentar la cantidad de energía almacenada: Sí.
  • Energía perdida en el proceso de almacenamiento (calor): 1-5%, dependiendo del aislamiento.
  • Impacto ambiental: Ninguno, excepto si se utiliza gas y no electricidad como fuente de calefacción.
  • Requisitos de ubicación geográfica: Mejor en relación a las plantas de cogeneración existentes.

Dinamarca ya cuenta con un sistema de calefacción urbana muy completo, la pérdida relativa en la generación de electricidad a partir del calor tiene menos impacto.

Este hecho ayuda a garantizar un alto nivel de utilización de la energía almacenada, incluso cuando el precio del almacenamiento en baterías de productos químicos es cada vez más competitivo.

Más información: energilager.nustorasol.eu

Últimas entradas:

 

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios