Una investigación de la Universidad de Plymouth ha probado la tasa de degradabilidad de las alternativas ecológicas a las bolsas de plástico tradicionales.

Ninguna de las bolsas biodegradables probadas desapareció en el medio ambiente después de 3 años de exposición.

¿Desaparecen las bolsas biodegradables en la tierra, en el mar o simplemente al aire libre?

Un equipo de investigadores de la Universidad de Plymouth, Inglaterra, trató de responder a esta pregunta (no obvia) descubriendo que, después de 3 años de exposición a los elementos, las llamadas alternativas respetuosas con el medio ambiente a las bolsas de plástico siguen intactas y en perfecto estado para su uso.

Este es el primer examen a largo plazo de estos productos: los académicos ingleses han verificado las tasas de deterioro de dos tipos diferentes de bolsas biodegradables, una compostable, otra biodegradable y una bolsa de plástico convencional (polietileno de alta densidad) expuestas durante tres años a los efectos del mar, la tierra y el aire. El resultado sorprendente fue que ninguno de los productos probados se disolvió completamente en el ambiente; por el contrario, los diferentes tipos de bolsas mantuvieron tal integridad ya que aún eran utilizables.

Específicamente, tanto las bolsas biodegradables sumergidas en agua de mar como las enterradas en la tierra eran capaces de transportar materiales después de 36 meses. Las compostables permanecieron intactas después de ser enterradas en la tierra durante 27 meses, pero no resistieron la prueba de carga, mientras que sumergidas en agua de mar se disolvieron en 3 meses (aunque los investigadores necesitarán más tiempo para saber si se han disuelto o se han diseminado en trozos más pequeños). Finalmente, todas las bolsas probadas se rompieron en pequeños fragmentos después de 9 meses de exposición al aire libre.

“Necesitamos normas internacionales más claras sobre lo que definimos como biodegradable – ¿Nos referimos a biodegradable dentro de una planta industrial que procesa materiales a 50-60°C, con niveles específicos de pH, humedad y oxígeno? ¿O nos referimos a algo que simplemente está expuesto a la acción del mar, de la tierra o de un río?

Richard Thompson, uno de los autores del estudio publicado en la revista Environmental Science and Technology y director de la Unidad Internacional de Investigación Marina de la Universidad de Plymouth.

Según las estimaciones de los académicos ingleses, sólo en la Unión Europea se usan unas 100.000 millones de nuevas bolsas de plástico cada año desde 2010.

Muchos de estos productos se comercializan como capaces de ser reciclados en la naturaleza más rápidamente que los plásticos normales o de ser alternativas basadas en vegetales, pero la investigación británica parece refutar estas afirmaciones:

“Hemos demostrado que los materiales probados no tienen una ventaja consistente, significativa y fiable en el contexto de la contaminación marina. Sin embargo, es preocupante que estos nuevos materiales puedan representar un reto adicional en el proceso de reciclaje. Nuestra investigación destaca la necesidad de normas relativas a los materiales biodegradables que expliquen claramente las rutas de eliminación adecuadas y las tasas de degradación predecibles.

Richard Thompson.

+ Info

Últimas entradas:



Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios