Interior de un data center
Interior de un data center. Imagen: Yentafern Shutterstock

Cada vez que dejamos emails almacenados, estamos contribuyendo al calentamiento global. Te contamos por qué.

El correo electrónico parece totalmente inofensivo a nivel ambiental, pero tiene un coste ecológico asociado a su almacenamiento.

Cada vez que guardamos un correo, se generan aproximadamente 1 gramo de dióxido de carbono. Si consideramos que se envían 293.000 millones de emails, estamos hablando de 2.930.000 kilos de dióxido de carbono.

Por ejemplo, una empresa compuesta por 100 personas genera 13,6 toneladas de dióxido de carbono, sólo por el uso del correo electrónico.

Causa de la contaminación digital.

Los emails se alojan en centros de datos. La información esta duplicada por seguridad, en caso de que sufra un incendio o avería el data center. Como están permanentemente encendidos, se requiere de refrigeración para su buen funcionamiento. Ese proceso consume alrededor del 40% de la energía.

Cada persona debe evaluar los videos, fotos y otros documentos que recibe y envía a través de los programas de mensajería o las redes sociales. Lo recomendable es eliminar las imágenes o vídeos que no sean necesarios para que dejen de ocupar espacio en los servidores. Hay personas que recurren a aplicaciones especializadas para dicha tarea.

El consumo de electricidad debido a la digitalización aumenta a un ritmo del 8,5% anual. Se requiere de una importante cantidad de energía para la recarga de dispositivos, alimentar la infraestructura de la red telefónica y alimentar los data center que hay por todo el mundo.

Otras fuentes de contaminación digital.

Los aparatos electrónicos contienen metales raros. Para su extracción se eliminan importantes capas vegetales, genera conflictos armados e incluye el trabajo infantil.

Los teléfonos inteligentes contienen minerales y metales preciosos que suelen ser tóxicos para el medio ambiente. Para que el dispositivo electrónico llegue al consumidor final, requiere del uso de varios medios de transporte (fluvial, marítimo y aéreo). Así que piensa muy bien si necesitas cambiar tu smartphone o tu tablet, o si necesitas un equipo extra que vas a usar muy poco.

Otra forma de contribuir a la reducción de la basura electrónica es reparar todo lo que sea reparable, alarga la vida útil de tus aparatos electrónicos, el planeta te lo agradecerá.

Clean Fox.

Una startup francesa pone a disposición del público una herramienta que sirve para la limpieza del buzón del correo. Funciona con todos los proveedores de mensajería (Hotmail, yahoo, Gmail, entre otros).

Cleanfox también detecta todos los boletines. Una vez que limpia todo el correo, coloca los correos en la papelera. La empresa destina parte de sus ingresos a la reforestación en Zambia.



Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios

Fuente
Asuntos Verdes