Las computadoras cuánticas fueron el mayor descubrimiento de los seres humanos cuando se trataba de factorizar grandes números. Sin embargo, uno de los principales problemas es la fragilidad de los elementos que las componen.

tiempo-espacio-cuantico-computadoras-cuanticas-universo-agujeros-negros
NPR

A diferencia de una computadora normal, estos dispositivos almacenan partículas cuánticas que pueden estar en estado 0 y 1, o en ambos al mismo tiempo. De manera que el crecimiento de posibilidades o cambios en el estado son infinitos; esto es lo que hace a las computadoras cuánticas aparatos verdaderamente poderosos.

Los alcances de la gravedad cuántica

Miles de opciones es igual a miles de riesgos o errores. Es por esto que los científicos buscan esquemas para proteger y corregir errores cuánticos. En 1996, los científicos informáticos, Dorit Aharonov y Michael Ben-Or demostraron que se podían diseñar códigos cuánticos eficientes para disminuir las tasas de error de las partículas cuánticas a casi cero.

tiempo-espacio-cuantico-computadoras-cuanticas-universo-agujeros-negros
Science News

Así que este es el objetivo: mejores códigos cuánticos para mejorar el hardware.

En la búsqueda del mejoramiento de los códigos fue cuando se descubrió algo fuera de lo normal. En 2014, científicos encontraron una profunda conexión entre la corrección de los errores cuánticos y el espacio, tiempo y gravedad.

Albert Einstein, en su teoría de la relatividad, explicaba que:

“La gravedad se define como el tejido del espacio y el tiempo, que se dobla alrededor de objetos masivos.”

Pero, estos científicos creen que el espacio y tiempo cuenta con una profundidad cuántica mucho más compleja, en la cual, la apariencia de ese espacio se construye de alguna forma.

Pensando en esto fue que tres estudiantes, de la Universidad de Cornell en Nueva York, revolucionaron la gravedad cuántica.

Haciendo un experimento sobre el universo de jueguete llamado “espacio anti-de Sitter” que funciona a través de un holograma, Ahmed Almheir, Xi Dong y Daniel Harlow descubrieron que el tejido del espacio- tiempo es flexible.

Como una proyección que se crea a partir de las partículas cuánticas que se enredan, estos tres estudiantes decidieron hacer cálculos hasta darse cuenta que esta aparición es parte de un código cuántico de corrección de errores.

El Diario de Física de Alta Energía, de Cornell, se encargó de publicar el descubrimiento de los universos anti-de Sitter, en donde especifica que los códigos cuánticos de corrección de errores descubiertos capturaron las propiedades del espacio- tiempo.

Los beneficios de un nuevo descubrimiento 

Este descubrimiento permite que los científicos tengan un lenguaje a través del cual exploraran agujeros negros o regiones esféricas en el espacio, incluso, una remota posibilidad de reconocer el código cuántico que constituye el espacio-tiempo. 

Lo único que se debe desarrollar es un código cuántico de corrección de error lo suficientemente eficiente para decodificar toda la información que se expandió sin límites a través del universo.

Y que, lo más probable, es que cuente con partículas negativas que limitaron la gravedad en ciertos puntos; caracterizando a las partículas con una dualidad de energía positiva y negativa que es capaz de crear o limitar lo que nos rodea.

Fuente: Ecoosfera
Asuntos Verdes