El Jardín de Frida Kahlo sigue más Frondoso que nunca

En una fotografía de retrato tomaden 1940, Frida Kahlo se apoya casualmente en una escultura de piedra rodeada de exuberante vegetación. Lleva una corona de flores de color rosa intenso de buganvillas (o así reza la descripción, pues esta está en blanco y negro), solo una de las innumerables plantas que llenaron su abundante jardín en Casa Azul, el hogar del pintor desde hace mucho tiempo.

Hoy, 80 años después, la casa y los jardines de Kahlo permanecen abiertos como museo. Las buganvillas también se mantienen erguidas, y sus enredaderas espinosas serpentean alrededor de los caminos y macizos de flores que Kahlo atravesó durante su vida. La pintora pasó innumerables horas en su jardín, una fuente de respiro e inspiración artística.

Para Humberto Spíndola, el jardinero principal de Casa Azul (la residencia Kahlo), mantener las plantas que Kahlo y su esposo, Diego Rivera, cultivaron durante sus vidas es esencial para preservar su legado.

No solo el jardín y sus plantas aparecen en las pinturas y fotografías de [Kahlo] tomadas de ella, sino que también se adorna con ellas”, explicó. «Estamos tratando de cultivar tantas plantas que hayan jugado un papel importante en su vida y arte como podamos».

Influido por la Revolución mexicana de los años 20 y 30, Kahlo y Rivera creían que la autoridad colonial debería ser derrocada en favor de un gobierno populista y una celebración de la cultura indígena mexicana. Esto se reflejó en la Casa Azul, donde despojaron los edificios de decoración europea y reemplazaron muchas plantas no autóctonas por una variedad de variedades tropicales y desérticas de México, incluidos los cactus, la yuca y la azucena. Rivera también dispersó su creciente colección de esculturas prehispánicas entre la vegetación. «Toda su vida giró en torno a la idea de México», dijo Spíndola. “El mundo cultural, biológico y botánico de México”.

Kahlo y Rivera asumieron la propiedad de Casa Azul y sus terrenos en 1929, cuando el padre de Kahlo transfirió la casa (donde nació y se crió Kahlo) a la joven pareja. Inmediatamente comenzaron a remodelar los espacios interiores y exteriores de la propiedad para expresar su interés por el arte, la arquitectura y la vida vegetal de los indígenas de México.

👇 PUEDES GUARDARTE ESTE ARTICULO EN PINTEREST 👇

Fuente
Asuntos Verdes