Investigadores han demostrado en un estudio que el polvo doméstico normal puede ser responsable de obesidad. Los resultados son bastante serios, pero aún no hay pruebas reales.

Polvo de hogar, polvo podría engordarte

Polvo de hogar, polvo podría engordarte

En nuestra casa se forman todo tipo de contaminantes ambientales, que podrían favorecer el sobrepeso. Investigadores de la Universidad de Duke han descubierto un vínculo entre la exposición a ciertas sustancias químicas en las partículas de polvo, y una mayor acumulación de grasa. Por lo que sí, el polvo de tu casa realmente puede engordarte.

Sigue leyendo para enterarte más acerca de este interesante descubrimiento:

Las sustancias en el polvo aumentan la producción de células grasas

Para este estudio, los científicos recolectaron polvo de once hogares en Carolina del Norte y probaron su efecto en las células de los ratones. Una sola muestra de polvo doméstico no tuvo efecto, sin embargo nueve muestras condujeron al desarrollo de células precursoras de grasa, y siete de las once células grasas reales se desarrollaron debido a los químicos que contenían.

Esto se debe a los llamados productos químicos disruptores endocrinos (EDC), que se encuentran en compuestos sintéticos y naturales y afectan las hormonas humanas.

Incluso las cantidades más pequeñas de polvo, es decir, solo tres microgramos, son suficientes para dar tal efecto. Según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., los niños reciben 50 miligramos de polvo doméstico cada día a través del tracto respiratorio, la boca o la piel.

Sustancias químicas en muchos productos de la vida diaria

Las muestras de polvo se estudiaron en busca de 44 sustancias. Los investigadores encontraron que el pesticida piractrostrobina, el retardante de flama y el ftalato dibutilftalato (DBP) contribuyen más a la producción de células grasas.

Detrás de estos términos sin sentido se esconden las sustancias químicas con los que nos enfrentamos constantemente: sustancias que se encuentran en productos de limpieza, cajas de servicio de entrega, en lubricantes, cosméticos y todo tipo de plásticos, todos de nuestro uso diario.

Aún se necesita más investigación

Los resultados del estudio son indicaciones serias de una relación entre el polvo doméstico y el sobrepeso, pero aún no hay evidencia, porque las investigaciones se llevaron a cabo con células animales en un tubo de ensayo y no se han probado aún en humanos.

El médico ambiental Hans-Peter Hutter, de la Universidad de Medicina de Viena, confirma las suposiciones de la revista de noticias austríaca orf.at: “Ya tenemos evidencia bien fundada de estudios epidemiológicos de que las toxinas ambientales mencionadas pueden influir en el metabolismo y el peso corporal de los humanos”.

Fuente: La vida lúcida
Asuntos Verdes