¿Te imaginas ir por el bosque o por la calle y de pronto sentir una mirada? ¿Y qué tal si voltearas y notaras que no hay nadie a tu alrededor? ¿Y si la mirada proviniera de una piedra? Eso te podría pasar si estas de paseo por Queenstown, una ciudad en Tasmania. Y es que en esta isla australiana vive una joven artista que dedica parte de su tiempo creativo a pintar ojos hiperrealistas sobre piedras, las cuales luego regresa al sitio donde las encontró.

Jennifer Allnutt pinta penetrantes y realistas miradas –todas con una expresión específica– sobre las piedras que encuentra en su ciudad natal, en la cual la actividad minera ha dejado un tipo de piedra que funciona perfectamente como lienzo. En este original juego, que oscila entre pintura y performance, esta artista ha encontrado la manera perfecta de dar a conocer parte de su obra. Y nos demuestra de manera preciosa cómo debe ser la labor del artista: despreocupada, desprendida, siempre aspirando a generar asombro y a develar lo real. Porque como dijera el pintor Paul Klee, el arte no reproduce lo visible: lo hace visible.

Así, a través de los ojos que pinta Allnutt podemos develar la realidad y hasta vernos a nosotros mismos. Pero ya que parece improbable que te encuentres uno de estos tesoros oculares, aquí te dejamos algunas fotos del trabajo hiperrealista de esta pintora, cuyos trabajos puedes ver también en Instagram.

pintura-hiperrealista-rocas-anatomia-arte-callejero

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

arte-pintura-rocos-ojos-hiperrealismo-11

Fuente
Asuntos Verdes