Leches vegetales
Leches vegetales. Imagen: Matka_Wariatka Shutterstock

A medida que las diferentes alternativas de leche vegetal continúan creciendo en popularidad, los productores de leche están sufriendo una disminución significativa en las ventas de leche de vaca tradicional.

Según Dairy Farmers of America (DFA), las ventas de leche cayeron cerca de 1.100 millones de dólares el año pasado en EE.UU.; 2018 cerró con ventas netas de 13.600 millones de dólares, en comparación con los 14.700 millones de dólares del 2017.

El presidente y director ejecutivo de DFAE, Rick Smith, calificó el año 2018 como un año “desafiante” para los productores de leche, según Fast Company, que agregó que la cooperativa de productores culpó no sólo a la popularidad de las alternativas lácteas veganas, sino también a los bajos precios de la leche por la caída del 7 % en las ventas.

Y tiene sentido por qué los agricultores se apresuran a culpar a la creciente tendencia de las alternativas lácteas: En 2017, el tamaño del mercado de las alternativas lácteas se estimaba en unos 11.900 millones de dólares, y los expertos predijeron que la cifra podría aumentar a más de 34.000 millones de dólares para 2024.

Por supuesto, el cambio a alternativas vegetales es una opción saludable, no sólo para los consumidores sino también para nuestro planeta. Según un estudio de la Universidad de Oxford, las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con la producción de un vaso de leche de vaca son aproximadamente tres veces mayores que cualquiera de las alternativas lácteas examinadas (para el estudio, los investigadores incluyeron leche de arroz, leche de soya, leche de avena y leche de almendras). Del mismo modo, cuando examinaron el uso de la tierra y del agua, la leche de vaca fue la que más tierra y agua necesitó.

El mismo estudio reveló que la producción de alimentos es la responsable de casi una cuarta parte de todas las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el hombre, y que la carne y los productos animales son responsables de la mayor parte de las emisiones relacionadas con los alimentos.

Como explicó a la BBC el Dr. Adrian Camilleri, psicólogo de la Universidad Tecnológica de Sydney y miembro del Centro de Investigación sobre Decisiones Ambientales de la Universidad de Columbia, las personas en general con conscientes del impacto ambiental que tiene la industria lechera, una creencia que, considerando las ventas de productos lácteos del año pasado, podría estar cambiando.

“Las emisiones de gases de efecto invernadero de la leche son unas 30 veces más altas de lo que la gente estima. Sospecho que la mayoría de los consumidores subestiman las emisiones de gases de efecto invernadero que se ahorran al pasar de la leche láctea a la leche vegetal, como la de soja”.

Dr. Camilleri

La ventaja de estos tipos de leches vegetales es que las puedes hacer tu mismo en casa, por ejemplo leche de avena o leche de quinoa.

Últimas entradas:



Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios

Fuente
Asuntos Verdes