Limpiador, tónico, crema hidratante, crema nutritiva…. ¿Qué rutina de belleza es la mejor para cuidar la piel de la cara, cuello y escote? ¿Sabes bien cómo y cuándo se utilizan los diferentes productos de belleza?

Conseguir y mantener una piel joven, saludable y radiante es uno de los deseos de muchas personas (sí, incluyo a mujeres y hombres) porque les gusta verse y sentirse bien.

Seguro que has escuchado el dicho «La cara es el espejo del alma». Queramos o no, la piel del rostro, el cuello y el escote evidencia si nos cuidamos o no. Y aquí incluyo cuidarnos desde dentro con una buena alimentación y cuidarnos desde fuera con los productos más indicados para nuestra piel.

Está claro que cuanto antes comencemos a cuidar nuestra piel, no solo podremos conservarla y prevenir su envejecimiento prematuro y la aparición de manchas de la edad y arrugas sino que será menos propensa a sufrir enfermedades o dolencias de la piel como la escamación, rosácea, acné, pieles grasas, mixtas, sensibles, etc.

¿Quieres saber qué rutina de belleza es la mejor para cuidar tu tipo de piel y que además ésta sea sencilla y efectiva? Pues en este artículo te vamos a dar opciones para que sepas cuál es la mejor manera de cuidar y proteger tu piel para que luzca siempre increíble.

.

La mejor rutina de belleza: la que se adapta a tu piel

Pero… ¿Qué tipo de piel tengo?. Estos son los tipos de piel más comunes:

  • Piel grasa
  • Piel seca
  • Piel mixta
  • Piel sensible
  • Piel madura

Aunque el primer punto, la primera acción que debes poner en práctica para lucir una piel radiante es la misma independientemente del tipo de piel que tengas:

.

Piel limpia

Se puede decir que limpiar correctamente la piel es la acción más importante, porque si los poros de nuestra piel están saturados con sebo, productos de desecho, células muertas, etc. es difícil que los tratamientos que apliquemos después tengan un efecto sobre la piel, porque no se van a poder absorber.

Para conseguir eliminar esta suciedad de la piel aplicamos sobre la piel un limpiador. Podemos encontrar leche limpiadora, gel limpiador o mi favorito: jabón limpiador. El jabón, además de dejar una piel limpia y lista para recibir el resto de productos que vayamos a aplicar, puede tener diferentes efectos sobre la piel en función del tipo de jabón, por ejemplo:

El jabón de caléndula está indicado para pieles sensibles

Cómo se usa: moja la piel de tu cara y con las manos mojadas frota dos o tres veces el jabón y aplica sobre todo el rostro (cuidado con la zona de los ojos) haciendo un masaje en dirección ascendente, desde la mandíbula hasta la frente. También enjabonamos el cuello y el escote y retiramos con agua tibia. Para retirar el jabón de la zona del escote puedes usar un algodón o una esponja.

Cuándo se usa: por la mañana y por la noche.

.

Piel equilibrada

Una vez hemos dejado nuestra piel bien limpia, es momento para equilibrar su pH. ¿Cómo se hace esto? Con la ayuda del tónico.

Cómo se usa: Es muy sencillo, se echa una pequeña cantidad en un algodón o una esponjita y se aplica sobre la piel dando toques, sin arrastrar.

Cuándo se usa: Siempre después de haber limpiado la piel.

.

Contorno de ojos

Para esta zona de la cara necesitamos aplicar un producto especialmente indicado para contorno de ojos. El motivo es que la piel de esta zona es muy fina y delicada y no podemos aplicar cualquier crema.

Además es fácil que las llamadas «patas de gallo» sean de las primeras arrugas en salir. Este tipo de arrugas son también conocidas como líneas de expresión.

Cómo se usa: se pone una pequeña cantidad de producto en la llema del dedo y se aplica dando suaves golpecitos desde la zona del lagrimal hasta la zona externa del ojo, recorriendo toda es piel de las ojeras. Repite dos o tres veces y después se deba absorber.

Cuándo se usa: dos veces al día.

,.

Sérum

Este producto es similar a la crema hidratante pero más concentrado y también se diferencia en que es capaz de penetrar en las capas más internas de la piel.

Cómo se usa: Aplica el sérum en pequeñas cantidades repartido por toda la zona a tratar y después lo vas repartiendo dando pequeños toques, procurando no arrastrar el producto.

Cuándo se usa: Antes de la crema hidratante.

.

Piel hidratada

Hay diferentes tipos de cremas hidratantes y debemos usar uno específico para nuestro tipo de piel (sensible, seca, mixta, etc). Muchos problemas de piel vienen por una incorrecta o nula hidratación, ¡pero lo bueno es que los podemos prevenir con estos sencillos gestos!.

Cómo se usa: Extender mediante toques por toda la zona de rostro, cuello y escote. Siempre haciendo movimientos ascendentes.

Cuándo se usa: por las mañanas. Será una base excelentes sobre la que aplicaremos el maquillaje (si lo usamos). Así éste durará más tiempo en mejores condiciones.

.

Piel nutrida

Llega el momento de los cuidados de la piel por la noche. Una vez hemos retirado las impurezas que se han acumulado en la piel durante todo el día, aplicamos una crema cuyo fin será nutrir la piel durante la noche.

Cómo se usa: Poniendo pequeñas cantidades sobre las zonas del escote, cuello y rostro y repartiéndolas con ligeros toques rápidos, sin arrastrar.

Cuándo se usa: Por las noches, después del limpiador y el tónico y si se necesita también después del sérum.

Desmaquillantes:

aceite de coco, rosa de mosqueta, karite

Otras cosas que quizá te interesen

Fuente: ECOagricultor
Asuntos Verdes