Los residuos plásticos crecen de forma exponencial, agravando aún más la crisis ambiental contemporánea. Unos estudiantes han creado un bioplástico biodegradable y reciclable a partir de cáscaras de langosta.

Ed Jones, Insiya Jafferjee, Amir Afshar y Andrea Edwards forman parte de la escuela de diseño del Royal College of Art y del Imperial College.

Tras un proceso de investigación, lograron diseñar un material para envase de alimentos cuya materia prima son los restos de cáscaras de langosta.

El ingrediente del material es la quitina, un biopolímero muy abundante en el mundo que se encuentra de forma natural en los exoesqueletos de crustáceos e insectos. Es el ingrediente principal en las conchas de los crustáceos, cutícula de insectos y alas de mariposas.

El proyecto, llamado Shellworks, permitió a los estudiantes transformar las conchas de crustáceos en un material similar al papel que podría actuar como sustituto a los plásticos de un sólo uso en ciertas circunstancias.

Ventajas de la Quitina.

  • Tiene una resistencia equivalente al aluminio sólo a mitad de su peso.
  • Materia prima barata debido a la abundancia de residuos de la langosta.
  • Es un sustituto potencial del plástico convencional a base de petróleo. Puede ser utilizado en productos de consumo y equipos médicos.

La quitina debe extraerse químicamente de su fuente antes de que se pueda convertir en un material práctico. El quitosán es la versión comercial de la quitina y suele ser muy costoso.

Los diseñadores crearon tres máquinas para extraer el biopolímero, a fin de reducir costes e incluso los bautizaron con sus respectivos nombres. Las funciones de cada una de ellas son:

Dippy.

Es una moldeadora por inmersión en caliente que facilita la fabricación de formas en 3D. Los brazos se sumergen dentro y fuera de la solución de chitosan para hacer formas en 3D.

Vaccy.

Se trata de un moldeador al vacío que se calienta por vapor para la fabricación de envases y moldes. El vapor hace que el material sea flexible y el vacío lo forma sobre un molde.

Sheety.

Es un dispositivo para la formación de láminas planas controladas.

El bioplástico no usa aditivos y se puede manipular las propiedades del mismo ajustando las proporciones de los ingredientes base. Por ser un material muy versátil, se puede convertir de sólido a solución bioplástica  original, fertilizante natural o iniciar un proceso de reciclaje.

Lo importante es que no se convierte en un residuo contaminante al finalizar su vida útil.

Más información: www.theshellworks.com

Últimas entradas:



Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios